Follow by Email

De José Manuel Pintado y E. Ochoa

El amor destruye a quien has sido, incendia a quien estás siendo, pero le da vida a quien serás. --J.M. Pintado
 

¿En qué antigua estación,

en qué reino de antaño,

en el tren de qué eternidad nos conocimos?

(…)

¿Cuántas vidas habremos recorrido para encontrarnos de nuevo

y reconocer que hablamos el mismo idioma

y es semejante al relámpago del pensamiento

entre los macizos de niebla de lo intangible?

 

Enriqueta Ochoa, "Saint John Perse". En: Las voces del tranvía. Muestra poética de La Laguna. (Rossana Conte, compiladora), Dirección de Cultura de Torreón, 2007. p. 85

 

Y "El crepúsculo doraba las Kasbahs", es un poema maravilloso de impresiones sobre Marruecos y el Sahara.

3 comentarios:

Alfredo Mora dijo...

y mi té? sigue vivo?

Adriana del Moral dijo...

Tu té envejece junto a mi ventana... se ha salvado de dos gripas mías, varias noches de necesario e insoportable desvelo (el té verde me despierta más que el café) y una cata de té con el Pável.
A ver si ya pasas por él... no sé cuantos meses más resistirá. Y vivo creo que no llego a México, jajaja. Eso espero.

Alfredo Mora dijo...

jajajaja.

Dicen que añejado es mucho mejor.

¿ya decidiste?

Garrucha o Guadalajara?