Follow by Email

Desde Jodhpur, la ciudad azul

La India saca el interior de las personas, porque mas que un lugar, la India es una experiencia.
Despues de la odisea de vuelos, mi llegada a India ha sido increible. La noche del jueves llegue a la casonona de Francesca, una amiga peruana de mi tia. Su marido trabaja en el British Council (algo como la extension de la embajada britanica) en Delhi, y al dia siguiente comimos con un nuevo diplomatico peruano que recien llegaba a Delhi con su esposa (peruana descendiente de japoneses). En esa casa todo fue super acogedor, como encontrarme con el hermano Peru en medio del calor de Delhi. Segun Francesca, los peruanos y los mexicanos somos los mas parecidos entre los latinoamericanos, y la verdad yo me senti muy a gusto con ellos. Probe algo de comida peruana (francesca cocina exquisito) y muchos platillos complicados como pastas y hojaldres vegetarianos. Asi, mi bienvenida a India fue muy amable, aunque tambien me advirtieron que aun no veia la "real", o mas bien, que lo loco de India es que es al mismo tiempo lugares como el British Council, pero tambien pueblos que parecen de refugiados de una guerra tras el fin del mundo. Ese dia conoci los Lodhi Gardens, que son unos jardines alrededor de unos palacios antiguos que en realidad fueron construidos como mausoleos (algo como el Taj Mahal) y que de hecho son antecedentes del Taj. La vista de los edificios es hermosa, y ademas el parque tiene un lago y muchisimas flores multicolor. Por la noche viajamos en tren desde la vieja estacion de Delhi hacia Jodhpur, en Rajastan, que es la parte de India mas cerca de Paquistan y el desierto. La vieja estacion de trenes fue mi primer encuentro con el caos de India: ricshaws (como bicitaxis, pero tambien hay con motos en vez de bici), carros tirados por caballos, muchos autos con el claxon sonando todo el tiempo, autobuses de pasajeros tan o mas cafres que los del Distrito Federal, camiones de carga, bicicletas y muchas muchas motos y motonetas.En la estacion la gente (familias completas o personas solas) se tienden en el piso, o simplemente de repente los ves y te das cuenta que estan instaladisimos, que han hecho su casa en donde les cae el cansancio. Creo que esa virtud de los indios de cargar su casa a cuestas y desempacarla en cualquier lugar puede ser algo desconcertante, pero es fascinante a la vez. Luego esta el asunto de mi aspecto de india. Es a la vez una ventaja y una desventaja. Desde los aeropuertos mucha gente penso que era india, y en apariencia eso ayudo a que nadie tratara de transarme de mas, a que las mujeres me sonrieran y a que en general todo mundo me tratara bien. Pero tambien tiene sus contras el asunto.Por ejemplo, para ir a la estacion de tren nos "disfrazamos" de indias, con un dupata (es el equivalente al rebozo) un kamiz (blusa larga) y un pantalon suelto. Como es raro ver mujeres indias viajando solas, los hombres nos miraban a Yesy (mi tia) y a mi raro todo el tiempo, como desaprobando que dos mujeres indias viajaramos solas. Pero nadie nos molesto ni nada, aunque Yesy dice que nos ignoraron mas de costumbre como "ofendidos" de que fueramos solas. Luego aqui en Jodhpur nos han pasado cosas chistosisimas. Resulta que los indios son super entrometidos (quiza no mas que los mexicanos), asi que al oirnos hablando en espanol nos preguntan de donde somos. Cuando les decimos "Mexico" algunos lo asocian con Centroamerica y otros con Estados Unidos. Pero un tipo en un restaurante nos pregunto por Salma Hayek, y otros han empezado a decirnos "hola", "gracias" o "buenos dias". Jodhpur es una ciudad amurallada, con una enorme fortaleza, que ha estado gobernada durante siglos (800 anos creo)por una dinastia de reyes guerreros, los rajput. Hoy visitamos el fuerte, que es impresionante. Para empezar, es enorme, hecho con piedra roja sacado de la misma montana sobre la que se asienta. Y por dentro tiene una arquitectura unica, una mezcla de cosas arabes como arcos, celosias y arabescos con unas formas extranisimas que a mi me recordaron las torres y alas de las mansiones inglesas viejas. Los trabajos de pintura y de herreria de los artesanos son impresionantes; por ejemplo, vimos una cortina hecha de pajas delgaditas que parecia pintada con flores, pero las flores eran hechas con hilo enrollado alrededor de la pajita. ¡Maravilloso! Tambien entramos a un templo dedicado a la diosa protectora de la ciudad, para lo cual tuvimos que quitarnos los zapatos y caminar por suelo ardiendo. La vista desde el palacio es de la ciudad, con muchas casas azules, color que originalmente se destinaba a las casas de los brahamines (sacerdotes del hinduismo), pero que ahora puede usar cualquiera. Ademas, el tono de azul cambia con la hora del dia. (en cuanto averigue como hacerlo o llegue Mumbai, subire las fotos :)) Y bueno, para los indios nosotras fuimos la mayor atraccion turistica, por la curiosidad que les producia que dos mujeres indias hablaran mas con extranjeros que con indios, que hablaramos entre nosotros una lengua rarisima para ellos (el hindi, tamil y todo lo que oido es bien distinto al espanol), luego mi super camara, nuestro pasaporte exotico... en fin. No fue terrible (al menos para mi) sino mas bien gracioso. Ademas, cabe senalar que para los indios mirar a alguien fijamente o senalar no es malo, asi que ya se imaginaran... ante eso, solo me resto reirme y aplicar el mismo trato. :P En fin, Jodhpur es una ciudad bastante turistica, muy pero muy caliente (esta cerquita del desierto)y creo que es una buena introduccion a los "horrores" de India: las calles son una pesadilla, callejones y subidas como los de Guanajuato, sumados a canerias descubiertas que encharcan las calles, basura por todos lados y un monton de vacas. Sumen eso con el paso incesante de motos, bicis y camellos, y una especie de tianguis enorme y ya estan en Jodhpur.Aun asi, si uno es capaz de mirar sobre la mugre, el hacinamiento y la suciedad, o mejor aun, de mirar junto con ellos, uno encuentra una belleza bastante simple, pero elaborada a la vez.En casa de Francesca me dijeron algo muy fuerte: la India saca el interior de las persona. Y hasta ahora lo que la India esta sacando en mi es una mayor tolerancia a la frustacion, una aceptacion enorme de la diversidad, y una sed de naufraga, jajaja. En fin, como dice Yesy, quiza India no es un lugar, sino una experiencia. Besos.
Por ahora tengo algunos problemas con los pies de foto, así que trataré de dar una idea general. Primero, Yesy y yo vestidas de salvaar kamiz, luego varias vistas del fuerte de Mehrangarh, algunos de los objetos en el interior son palanquines, la imagen de la diosa protectora, una miniatura en una pipa o hooka, una pintura en el templo, una serie de cunas para los reyes, y otras vistas de interiores y exteriores de Mehrangarh.
Unos músicos de Rajasthan y su representanción en esculturas de madera. Fotos tomadas de noche en uno de los hoteles más nice de Jodpur, donde tienen un espectáculo de danza y música de Rajasthan. Luego un titiritero y su esposa; y finalmente una foto de la cena en nuestro hotel, que era una casa antigua bastante bonita, fuera de la muralla de la ciudad. La maqueta del palacio donde actualmente vive el Maharaja de Jodpur. La construcción ocupó a más de 3 mil trabajadores durante más de diez años. La obra fue diseñada por un arquitecto inglés. Dentro hay ahora también un museo, con una colección de relojes y algunos objetos de la familia real. También hay un hotel de súper lujo. Otras fotos. Básicamente son del llamado templo blanco, que es un mausoleo llamado el Taj de Rajasthan.

2 comentarios:

Ernesto dijo...

Hola pequeña, me agrada mucho como relatas los hechos y lugares que más te interesan, en verdad me mantienes interesado por leer más y más, espero poder acabr algún día.
Por ahora tengo que seguir trabajando.
Cuidate mucho que estoy seguro que muchos queremos que estes bien y que t vaya super bien en compañia de tu tía Ale y demás personas.
T mando un abrazo muy fuerte.
No olvides seguir mirando las estrellas y vivir como una de ellas...!

Adriana del Moral dijo...

Me alegra que te hayas dado el tiempo de ver el blog. Espero que sea tan bueno para para ti leerlo como para mi escribirlo.
Abrazos.