Follow by Email

Fiesta de compromiso

Hola, sé que estado un poco floja para escribir estos días, pero ha sido un poco porque no quería entrar hasta poder subir las fotos, y otro poco porque he estado ocupada yendo de de un lado a otro. Mi estancia en Mumbai se está conviertiendo en una sucesión de personajes y situaciones increíbles. He ido a muchas exposiciones e inauguraciones de arte aquí, lo cual me ha dado una idea de cómo se comporta la alta sociedad de Mumbai, toda una experiencia antropológica. Para que se den una idea, el viernes pasado vi cuadros de un fotógrafo gay que también es pintor y trabaja más bien con carboncillo. Al día siguiente fui a la fiesta de compromiso de la hija de Asha, la señora que limpia la casa de mis tíos, y el lunes a una subasta de arte en uno de los hoteles más lujosos de la ciudad.
De todo eso, lo más divertido fue sin duda la fiesta de compromiso, donde además fui la fotógrafa oficial. Aquí les subo varias fotos. La chica de azul es la novia y uno de los hombres de bigote y gorrita el novio. Cabe aclarar que los dos son hinduistas, pero no estoy muy segura de si el que dirigió el evento fue un brahamin. Primero, está la cuestión del atuendo. La mayoría de las mujeres llevan saris bastante elegantes, con bordes dorados u otros detalles. Además, usan muchas pulseras y se pintan el tercer ojo. Los hombres visten normal, pero en una parte de la ceremonia también les pintan el lunar en la frente. Para Yesy y para mí fue toda una odisea vestirnos de sari. Ella tiene dos y usamos casi la misma talla, pero el problema es saber ajustarlo. Como el sari es sólo una blusa muy ajustada que se abrocha por el frente con ganchitos y una pieza de tela larga que se acomoda sobre un fondo, todo su arte está en saber doblarlo. En la casa nos vestimos, pero cuando llegamos allá Asha regañó a Yesy porque el sari le había quedado muy largo. Acto seguido, la cuñada de Asha nos vistió de nuevo a Yesy y a mí. (La cuñada es una mujer muy delgada de blusa rosa y sari verde que aparece en muchas fotos) Básicamente la ceremonia consiste en que primero los padres de ambos hablan sobre los acuerdos del matrimonio (cabe aclarar que aquí la mayoría de los enlaces son arreglados por los padres), como la dote, los gastos de la boda, etcétera. Mientras los invitados esperan en otro cuarto. Cuando ya se han puesto de acuerdo, un sacerdote oficia una pequeña ceremonia, que básicamente consiste en bendecir algunas ofrendas, poner algunos polvos de color sobre la novia, darle a comer algunos alimentos, poner arroz en su cabeza y otras cosas, que van haciendo tanto el sacerdote como otras mujeres. Luego se sigue un procedimiento semejante, aunque mucho menos largo, con el novio, y finalmente se les bendice a ambos. Entonces se ofrece comida y bebidas y básicamente la gente celebra el compromiso. La boda en sí misma es otro evento que parece ser bastante complejo, ya que las ceremonias duran varios días. Ya les contaré si es que puedo ir.