Follow by Email

Parejas en Bandra al atardecer

Algunas de las cosas que a nosotros nos parecen más comunes aquí en India son extrañas, y viceversa. A nosotros nos impresionan las vacas y elefantes en la calle, por no hablar de los matrimonios arreglados, el sistema de castas o la forma de los baños. Pero para los indios es sorprendente que las parejas se besen o se tomen de la mano en público. Sin embargo, la sociedad india está cambiando y volviéndose más occidental, por lo que en algunos pocos lugares públicos ya es posible ver parejas. El fuerte de Bandra es un ejemplo de ello, y de hecho parece estar lleno de parejas, incluso de hombres. Cabe aclarar que para los indios que dos hombres se tomen de la mano es una muestra de amistad no homosexual, así que en realidad no sé que tanto esta era una pareja gay, pero por sus juegos realmente lo parecían. Mírenlos jugando al atardecer a contraluz.

Católicos en India

Una de las muchas cosas extraordinarias en India es la coexistencia de múltiples credos. Además de hinduistas, musulmanes, sighs, jainas, budistas y muchos otros, también hay cristianos y católicos en India. El mayor asentamiento católico se encuentra en Goa, que fue colonizada por los portugueses cuando Vasco da Gamma logró encontrar un nuevo camino por mar hacia India, cosa que Colón nunca logró.Aquí en Mumbai, en el barrio de Bandra está esta iglesia, que realmente parece mexicana.

Clicks de Mumbai

Foto: Peter Aronson La ciudad de Mumbai en sí misma es un personaje extraordinario, lleno de vida y color. Aquí las cosas más increíbles suceden todos los días, y también se dan los contrastes más extremos. Les mando algunas fotos sueltas para que se den una idea. La primera es una vista de una esquina, otra es una niña que vende libros en una calle y se ha hecho amiga de Peter. De hecho, la foto se la tomó él. Primero ella quería cobrar por la foto, pero él le dijo que no, porque él trabajo lo estaba haciendo él, que a él le debían pagar 10 rupias. ¡Y le iba a pagar!, aunque por supuesto él no aceptó. Luego una muestra de cómo familias enteras viajan en una motocicleta, y la foto de una especie de cuervo, de los cuales hay varios cientos aquí en Mumbai.

Fiesta de compromiso

Hola, sé que estado un poco floja para escribir estos días, pero ha sido un poco porque no quería entrar hasta poder subir las fotos, y otro poco porque he estado ocupada yendo de de un lado a otro. Mi estancia en Mumbai se está conviertiendo en una sucesión de personajes y situaciones increíbles. He ido a muchas exposiciones e inauguraciones de arte aquí, lo cual me ha dado una idea de cómo se comporta la alta sociedad de Mumbai, toda una experiencia antropológica. Para que se den una idea, el viernes pasado vi cuadros de un fotógrafo gay que también es pintor y trabaja más bien con carboncillo. Al día siguiente fui a la fiesta de compromiso de la hija de Asha, la señora que limpia la casa de mis tíos, y el lunes a una subasta de arte en uno de los hoteles más lujosos de la ciudad.
De todo eso, lo más divertido fue sin duda la fiesta de compromiso, donde además fui la fotógrafa oficial. Aquí les subo varias fotos. La chica de azul es la novia y uno de los hombres de bigote y gorrita el novio. Cabe aclarar que los dos son hinduistas, pero no estoy muy segura de si el que dirigió el evento fue un brahamin. Primero, está la cuestión del atuendo. La mayoría de las mujeres llevan saris bastante elegantes, con bordes dorados u otros detalles. Además, usan muchas pulseras y se pintan el tercer ojo. Los hombres visten normal, pero en una parte de la ceremonia también les pintan el lunar en la frente. Para Yesy y para mí fue toda una odisea vestirnos de sari. Ella tiene dos y usamos casi la misma talla, pero el problema es saber ajustarlo. Como el sari es sólo una blusa muy ajustada que se abrocha por el frente con ganchitos y una pieza de tela larga que se acomoda sobre un fondo, todo su arte está en saber doblarlo. En la casa nos vestimos, pero cuando llegamos allá Asha regañó a Yesy porque el sari le había quedado muy largo. Acto seguido, la cuñada de Asha nos vistió de nuevo a Yesy y a mí. (La cuñada es una mujer muy delgada de blusa rosa y sari verde que aparece en muchas fotos) Básicamente la ceremonia consiste en que primero los padres de ambos hablan sobre los acuerdos del matrimonio (cabe aclarar que aquí la mayoría de los enlaces son arreglados por los padres), como la dote, los gastos de la boda, etcétera. Mientras los invitados esperan en otro cuarto. Cuando ya se han puesto de acuerdo, un sacerdote oficia una pequeña ceremonia, que básicamente consiste en bendecir algunas ofrendas, poner algunos polvos de color sobre la novia, darle a comer algunos alimentos, poner arroz en su cabeza y otras cosas, que van haciendo tanto el sacerdote como otras mujeres. Luego se sigue un procedimiento semejante, aunque mucho menos largo, con el novio, y finalmente se les bendice a ambos. Entonces se ofrece comida y bebidas y básicamente la gente celebra el compromiso. La boda en sí misma es otro evento que parece ser bastante complejo, ya que las ceremonias duran varios días. Ya les contaré si es que puedo ir.

Mumbai, la ciudad del mar

El viernes por la noche llegamos finalmente a Mumbai, la ciudad donde viven mis tíos. Es un lugar hermoso, con un sabor muy especial. Por un lado, aquí está establecida la industria cinematográfica india; Bollywood, pero también hay muchas galerías de arte y edificios de estilo completamente inglés. La ciudad es una península, que antes estaba formada por varias islas ahora unidas. Desde el departamento de mis tíos en Colaba se puede ver el mar por casi todas las ventanas. Aquí he hecho un poco de vida casera con mis tíos y su gatita Nalanda.
Ya pronto les subiré todas las fotos del viaje. Foto: Peter Aronson Aquí están algunas fotos. Nalanda sobre la tele, mi tía Yesy escondiéndose tras de mí y una foto buenísima que tomó su esposo Peter. Como verán, Mumbai es una ciudad de contrastes.

Ahmedabad. Entre mezquitas y los pasos de Gandhi

El último punto de nuestro recorrido antes de venir a Mumbai fue Ahmedabad, en el estado de Gujarat, que está al sur de Rajasthan. Ahmedabad es una ciudad enorme, y al llegar ahí fue la primera vez en el viaje que me sentí en verdad agobiada por la India; el tráfico es terrible, la ciudad está tan llena de polvo que no puedes ver a más de quince metros de distancia, el ruido es insoportable y parece que no cesa en toda la noche. Ya de día el lugar resulta un poco menos terrible. Aunque la ciudad es enorme, tiene algunos sitios hermosos y algunos árboles que refrescan la vista de puestos y puestos. en general Ahmedabad es el centro regional de comercio, entonces mucho de lo que sucede en ella es sobre comprar y vender. Pero también tiene algunos viejos monumentos, principalmente mezquitas que son realmente hermosas. Nosotras visitamos una de las mezquitas principales, que es un gran edificio en medio del caos. Sin embargo, al cruzar la puerta entras a otro mundo mucho más fresco y silencioso que el resto de la ciudad. En el centro de la mezquita hay una fuente que es en verdad como un oasis de paz rodeado de columnas. Uno de los extremos de la mezquita está lleno de columnas que parecen interminables, entre ellas se extienden alfombras de unas pajas muy delgadas donde los fieles se pueden tender. Las paredes tienen hermosas celosías que filtran la luz en formas geométricas. Las cùpulas de la mezquita tienen un aspecto màs hinduista que musulmán, y es porque de hecho la mezquita se construyó con algunas piedras de un templo hindú. Por uno de sus lados, el templo da a un barrio árabe, donde las casas están ruinosas y las cabras brincan por todos lados. En medio de esa suciedad, hay un mausoleo con tres tumbas. La tumba principal está iluminada con lámparas y llena de incienso, pero la entrada para mujeres está prohibida. Gujarat es el estado donde nació Gandhi, y Ahmedabad el lugar donde vivió mucho tiempo antes de iniciar su primer gran acto político: la marcha por India. En la ciudad hay dos ashrams donde él pasó varios años. Nosotras visitamos el principal, que antes estaba a cinco kilómetros de la ciudad, pero ahora forma parte de ésta. El lugar contrasta con los alrededores: está a la orilla de un enorme río, y en su interior todo es paz y silencio. Hay un gran museo dedicado a recordar la vida de Gandhi: sus pensamientos, el tiempo que pasó en la cárcel, sus huelgas de hambre, la quema de ropa extranjera que hizo en Bombay, el papel de su esposa en su labor... También se puede ver la casa donde él vivía en el ashram, que es pequeña y muy bien iluminada de cuartos construidos alrededor de un patio. El lugar permite imaginar la vida sencilla que aquí se llevaba: oración, hilado, cocina comunitaria y labores de servicio. Uno de los mayores escándalos de la actividad de Gandhi fue que él abolió la división de castas que propone el hinduismo. Así en el ashram había también "intocables". La convivencia con ellos era un aspecto tan shockeante de la vida ahí que incluso la hermana y el sobrino de Gandhi abandonaron el ashram al no soportar comer con ellos. Además del museo y una biblioteca, en el ashram está ahora la fundación Gramshree, que ayuda a mujeres y niños. Hay centro de nutrición que alimenta a unos cuatro mil niños al día y talleres donde se elaboran artesanías con papel. También hay una tienda donde se venden las ropas elaboradas por mujeres de los pueblos más remotos, quienes reciben directamente el dinero de la compra. Esta fundación capacita a niños y mujeres para realizar artesanías y les ayuda a comercializarlas. Ahí compré mi primer kurta, que es una blusa larga muy parecida al kaami. La ropa es de excelente calidad y muy barata. El kurta es de algodón muy fino y fresco; tiene los puños bordados y muchas flores bordadas con espejos en el centro. Costó sólo 650 rupias, que son como 160 pesos. Lo más asombroso es como el legado de Gandhi sigue vivo para la gente. Incluso el dueño de nuestro hotel en Udaipur citaba frases del Mahatma en su conversación.

Festival en Udaipur

Nuestro último día completo en Udaipur nos tocó presenciar un festival, lo cual me tenía muy emocionada, aunque después he descubierto que los indios se la pasan celebrando todo el tiempo. Esta fiesta se celebra bajo uno de los arcos que dan al lago y básicamente consiste en procesiones que llevan ofrendas, un espectáculo de danza de Rajasthan y algunos barcos con bailarinas recorriendo el lago. El Maharaja participa en el festival recorriendo el lago dentro de su barco, que tiene una forma bastante extraña y es movido por remeros. Pero lo irónico del asunto fue que los remeros iban cada uno a su ritmo, y algunos ni se movían, lo cual contrastaba con la opulencia de los palacios construidos por los maharajas. Nosotras contemplamos toda la acción desde la ventana de nuestro hotel, que mira hacia una pequeña plataforma construida en el lago. Incluso los pasajeros de una de las lanchas de turistas que pasaron por el lago ignoraron completamente el festival para tomarnos a Yesy y a mí asomadas en la ventana. Estas fotos son de la ciudad con el lago. Uno

Udaipur y su lago

Ahora estoy en Udaipur, la ultima ciudad que visitare en Rajasthan. Ha resultado ser la mas caliente de las ciudades, pero tambien la mas bonita en cierta forma. Tambien es un poco desertica, pero esta alrededor de un gran lago y tiene muchisimos arboles. El complejo de palacios construido aqui es el mas grande de Rajasthan, lo cual ya es mucho decir. En los palacios hay museos donde muestran con cuando lujo viven los maharajas, lo cual es un poco indignante si tomamos en cuenta la pobreza de la mayoria de la gente. Por ejemplo, hay una galeria de utensilios y muebles de cristal que un maharaja mando traer de Londres. Hay de todo, desde camas hasta peines, pasando por sillones, candelabros, vasos, etcetera.
En lago hay algunas islas, en dos de las cuales se han construido palacios. Uno de ellos, el palacio de verano, es un hermoso edificio blanco que ahora se ha convertido en hotel de lujo! Solo se puede llegar ahi subiendo a una lancha, que ni siquiera te lleva si no eres huesped o tienes una cena o comida prepagada ahi.
Aqui nuestro hotel es medio hippioso y un tanto sucio, pero tiene vista directa al lago. El barrio donde estamos esta lleno de escuelas de arte donde se pintan unas miniaturas hermosas. La cantidad de gente ofreciendo servicios puede ser agobiante aqui en Udaipur. Todo el tiempo hay gente diciendo: Hello, hello, where are you from, which country, rickshaw, hotel... Incluso Yesy dice que vio a un hombre sostiendo un bebe y ensenandolo a decir "hello" cuando nos vio pasar.
El asunto puede resultar fastidioso, pero en cierto modo es normal si consideramos que Rajasthan recibe 45 por ciento del turismo extranjero en India.
Aun asi, Udaipur es una hermosa ciudad, con muchos callejones, hermosas casas con reminiscencias arabes, bellisimos templos hinduistas, y por supuesto, el lago. Por algo Lonely Planet la califica como la ciudad mas romantica de Rajasthan.

Sobre la comida y los vestidos

Ahora sigo en Jodhpur. Hoy visite otro museo, y algo que llaman el Taj Mahal de Jodhpur, que es un hermoso mausoleo en marmol blanco cerca de un estanque, aunque es mucho mas pequeno que el Taj. Quiero escribirles hoy un poco sobre cosas mas generales, para que se den una idea de las cosas aqui. Algo que se come mucho en India es el dal, que es un guisado basicamente de leguminosas (pueden ser habas, frijoles, lentejas o algo asi) con especias y picante. Es muy rico, pero un poco fuerte. A veces se acompana de curd, que es una especie de yogurth, pero mucho mas acido y sin nada de azucar. Eso refresca mucho el sabor. Lo que nosotros conocemos como yogurth aqui se llama lassi, y es un poco mas liquido. Hay de muchas frutas, como platano, y tambien endulzado con azucar o algunas variantes saladas que llevan solo azafran u otra especia. Las frutas son muy parecidas a las de Mexico. Ademas de platano, hay manzana, pina, naranja, uva, litchi y otras cosas que nunca habia visto. Se usa mucho la cebolla y algunas cosas llevan ajo, la lechuga es bastante mas pequena que la nuestra y no se usa tanto, tambien hay pepino, berenjena y la mayoria de las verduras. Otra particularidad de la comida es que es muy condimentada y/o muy picante. Pero su chile, a diferencia del nuestro, es mas caliente y pica de manera diferente. Sin embargo, aqui en Rajasthan hay algo igual a la salsa verde, aunque su consistencia es mas liquida, el color mas oscuro y no esta hecha con tomate. De bebidas se toma mucho te, normalmente con leche y azucar, o mezclas de jugos de fruta con agua mineral. Los dulces son exquisitos, hay muchas cosas como cocadas y dulce de leche. Tambien hay muchos postres parecidos a los arabes, con nueces o pistaches y miel.
De ropa, hay basicamente dos atuendos para las mujeres: el sari y el salvar kaamiz. El sari se usa mas en el sur, y es basicamente una blusa que llega a las costillas y una pieza laaarga de tela que mide entre 5 y 9 metros. El sari puede ser muy tradicional o muy sexy, ya que hay muchas maneras de arreglarlo. Puede dejar descubiertos el vientre y/o la espalda, o cubrir completamente. Normalmente se deja un extremo a manera de chal sobre los hombros o sobre la cabeza.
A la izquierda una mujer de sari con flores en el cabello. A la derecha, yo de sari con la mujer que me ayudó a vestirme. En el extremo derecho de la foto, de azul, está la chica que se iba a casar. El evento era su fiesta de compromiso.
El salvar kaamin es lo que use con mi tia para viajar en tren: es una blusa larga, un pantalon que puede ser ajustado o no y se amarra a la cintura, y la dupata, que es un chal. Sin embargo, hay variantes de esta ropa. Por ejemplo, en Rajasthan las mujeres usan faldas largas, como gitanas, del tipo que normalmente se vende como faldas hindus. Ademas cosen adornos a sus velos o chales, lo que las hace verse mas gitanas aun. Ademas, llevan muchas joyas y grandes aretes en la nariz. De hecho, se supone que la tribu original de los gitanos salio de Rajasthan, y puede ser verdad por su forma de bailar y su tipo de musica. Las mujeres, sobre todo de clase alta y en las ciudades, se visten occidental, o mezclan el kaamiz (la blusa larga) con mezclilla. Es impresionante la cantidad de pulseras que pueden usar. Las casadas tienen que usar unas pulseras muy brillantes de metal durante el primer ano despues de la boda, pero normalmente todas usan varias pulseras. En la estacion de trenes vi a unas con brazaletes anchos y blancos de los codos al hombro, y de la muneca a la mitad del antebrazo. Muchas usan tambien pulseras de cascabeles en los pies y anillos en los dedos de los pies, que casi siempre llevan en sandalias. Los hombres normalmente usan ropa occidental, pero tambien pueden usar algo como el salvar kaamin, o una camisa y un trapo amarrado entre las piernas que queda como un pantalon amplio bajo las rodillas. En Rajasthan muchos usan turbante, y fuera de aqui los sighs o siks son los que lo usan. Los turbantes de los sighs suelen ser de un solo color, a veces muy grandes, ya que los usan para cubrir su largo cabello que nunca cortan. Los de los hombres en Rajasthan son de colores vivos, o de un solo color con una cinta de adorno que les cuelga por la espalda. Los hombres suelen usar anillos, a veces varios en una mano, en especial en el dedo menique. Aqui en Rajasthan muchos traen ambas orejas perforadas, y usan unos aretes redonditos, como rosetones. Yo he visto mas hombres con aretes, pero mi tia dice que en realidad no es tan comun. Los colores vivos son usuales para hombres y mujeres, y el rosa es muy usado por hombres, aunque mas bien sus salvar kaamin tienden a ser blancos. Los estampados de los saris son muy hermosos y las indias tienen realmente una obsesion con el color que hace que su atuendo sea bellisimo.
Arriba, una chica muy occidental subida en la moto de un sigh.

Desde Jodhpur, la ciudad azul

La India saca el interior de las personas, porque mas que un lugar, la India es una experiencia.
Despues de la odisea de vuelos, mi llegada a India ha sido increible. La noche del jueves llegue a la casonona de Francesca, una amiga peruana de mi tia. Su marido trabaja en el British Council (algo como la extension de la embajada britanica) en Delhi, y al dia siguiente comimos con un nuevo diplomatico peruano que recien llegaba a Delhi con su esposa (peruana descendiente de japoneses). En esa casa todo fue super acogedor, como encontrarme con el hermano Peru en medio del calor de Delhi. Segun Francesca, los peruanos y los mexicanos somos los mas parecidos entre los latinoamericanos, y la verdad yo me senti muy a gusto con ellos. Probe algo de comida peruana (francesca cocina exquisito) y muchos platillos complicados como pastas y hojaldres vegetarianos. Asi, mi bienvenida a India fue muy amable, aunque tambien me advirtieron que aun no veia la "real", o mas bien, que lo loco de India es que es al mismo tiempo lugares como el British Council, pero tambien pueblos que parecen de refugiados de una guerra tras el fin del mundo. Ese dia conoci los Lodhi Gardens, que son unos jardines alrededor de unos palacios antiguos que en realidad fueron construidos como mausoleos (algo como el Taj Mahal) y que de hecho son antecedentes del Taj. La vista de los edificios es hermosa, y ademas el parque tiene un lago y muchisimas flores multicolor. Por la noche viajamos en tren desde la vieja estacion de Delhi hacia Jodhpur, en Rajastan, que es la parte de India mas cerca de Paquistan y el desierto. La vieja estacion de trenes fue mi primer encuentro con el caos de India: ricshaws (como bicitaxis, pero tambien hay con motos en vez de bici), carros tirados por caballos, muchos autos con el claxon sonando todo el tiempo, autobuses de pasajeros tan o mas cafres que los del Distrito Federal, camiones de carga, bicicletas y muchas muchas motos y motonetas.En la estacion la gente (familias completas o personas solas) se tienden en el piso, o simplemente de repente los ves y te das cuenta que estan instaladisimos, que han hecho su casa en donde les cae el cansancio. Creo que esa virtud de los indios de cargar su casa a cuestas y desempacarla en cualquier lugar puede ser algo desconcertante, pero es fascinante a la vez. Luego esta el asunto de mi aspecto de india. Es a la vez una ventaja y una desventaja. Desde los aeropuertos mucha gente penso que era india, y en apariencia eso ayudo a que nadie tratara de transarme de mas, a que las mujeres me sonrieran y a que en general todo mundo me tratara bien. Pero tambien tiene sus contras el asunto.Por ejemplo, para ir a la estacion de tren nos "disfrazamos" de indias, con un dupata (es el equivalente al rebozo) un kamiz (blusa larga) y un pantalon suelto. Como es raro ver mujeres indias viajando solas, los hombres nos miraban a Yesy (mi tia) y a mi raro todo el tiempo, como desaprobando que dos mujeres indias viajaramos solas. Pero nadie nos molesto ni nada, aunque Yesy dice que nos ignoraron mas de costumbre como "ofendidos" de que fueramos solas. Luego aqui en Jodhpur nos han pasado cosas chistosisimas. Resulta que los indios son super entrometidos (quiza no mas que los mexicanos), asi que al oirnos hablando en espanol nos preguntan de donde somos. Cuando les decimos "Mexico" algunos lo asocian con Centroamerica y otros con Estados Unidos. Pero un tipo en un restaurante nos pregunto por Salma Hayek, y otros han empezado a decirnos "hola", "gracias" o "buenos dias". Jodhpur es una ciudad amurallada, con una enorme fortaleza, que ha estado gobernada durante siglos (800 anos creo)por una dinastia de reyes guerreros, los rajput. Hoy visitamos el fuerte, que es impresionante. Para empezar, es enorme, hecho con piedra roja sacado de la misma montana sobre la que se asienta. Y por dentro tiene una arquitectura unica, una mezcla de cosas arabes como arcos, celosias y arabescos con unas formas extranisimas que a mi me recordaron las torres y alas de las mansiones inglesas viejas. Los trabajos de pintura y de herreria de los artesanos son impresionantes; por ejemplo, vimos una cortina hecha de pajas delgaditas que parecia pintada con flores, pero las flores eran hechas con hilo enrollado alrededor de la pajita. ¡Maravilloso! Tambien entramos a un templo dedicado a la diosa protectora de la ciudad, para lo cual tuvimos que quitarnos los zapatos y caminar por suelo ardiendo. La vista desde el palacio es de la ciudad, con muchas casas azules, color que originalmente se destinaba a las casas de los brahamines (sacerdotes del hinduismo), pero que ahora puede usar cualquiera. Ademas, el tono de azul cambia con la hora del dia. (en cuanto averigue como hacerlo o llegue Mumbai, subire las fotos :)) Y bueno, para los indios nosotras fuimos la mayor atraccion turistica, por la curiosidad que les producia que dos mujeres indias hablaran mas con extranjeros que con indios, que hablaramos entre nosotros una lengua rarisima para ellos (el hindi, tamil y todo lo que oido es bien distinto al espanol), luego mi super camara, nuestro pasaporte exotico... en fin. No fue terrible (al menos para mi) sino mas bien gracioso. Ademas, cabe senalar que para los indios mirar a alguien fijamente o senalar no es malo, asi que ya se imaginaran... ante eso, solo me resto reirme y aplicar el mismo trato. :P En fin, Jodhpur es una ciudad bastante turistica, muy pero muy caliente (esta cerquita del desierto)y creo que es una buena introduccion a los "horrores" de India: las calles son una pesadilla, callejones y subidas como los de Guanajuato, sumados a canerias descubiertas que encharcan las calles, basura por todos lados y un monton de vacas. Sumen eso con el paso incesante de motos, bicis y camellos, y una especie de tianguis enorme y ya estan en Jodhpur.Aun asi, si uno es capaz de mirar sobre la mugre, el hacinamiento y la suciedad, o mejor aun, de mirar junto con ellos, uno encuentra una belleza bastante simple, pero elaborada a la vez.En casa de Francesca me dijeron algo muy fuerte: la India saca el interior de las persona. Y hasta ahora lo que la India esta sacando en mi es una mayor tolerancia a la frustacion, una aceptacion enorme de la diversidad, y una sed de naufraga, jajaja. En fin, como dice Yesy, quiza India no es un lugar, sino una experiencia. Besos.
Por ahora tengo algunos problemas con los pies de foto, así que trataré de dar una idea general. Primero, Yesy y yo vestidas de salvaar kamiz, luego varias vistas del fuerte de Mehrangarh, algunos de los objetos en el interior son palanquines, la imagen de la diosa protectora, una miniatura en una pipa o hooka, una pintura en el templo, una serie de cunas para los reyes, y otras vistas de interiores y exteriores de Mehrangarh.
Unos músicos de Rajasthan y su representanción en esculturas de madera. Fotos tomadas de noche en uno de los hoteles más nice de Jodpur, donde tienen un espectáculo de danza y música de Rajasthan. Luego un titiritero y su esposa; y finalmente una foto de la cena en nuestro hotel, que era una casa antigua bastante bonita, fuera de la muralla de la ciudad. La maqueta del palacio donde actualmente vive el Maharaja de Jodpur. La construcción ocupó a más de 3 mil trabajadores durante más de diez años. La obra fue diseñada por un arquitecto inglés. Dentro hay ahora también un museo, con una colección de relojes y algunos objetos de la familia real. También hay un hotel de súper lujo. Otras fotos. Básicamente son del llamado templo blanco, que es un mausoleo llamado el Taj de Rajasthan.